La fuerza que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterias se denomina presión arterial. Cada vez que el corazón late, bombea sangre al resto del cuerpo, comprimiendo las arterias.

La presión arterial aumenta cuando el corazón se contrae y se comprime. Esto se llama presión arterial sistólica. Cuando su corazón está en reposo, su presión arterial baja entre latidos. Esto se llama presión arterial diastólica.

La presión arterial sistólica generalmente se establece antes o por encima de la presión diastólica. Por ejemplo, 120/80 significa 120 sistólica y 80 diastólica.

La presión arterial es, como dijimos anteriormente, el empuje sobre las paredes que ejerce la sangre que se mueve a través de los vasos sanguíneos, mientras que la frecuencia cardíaca es el número de veces que el corazón late por minuto. Son dos medidas e indicadores diferentes de salud.

La presión arterial alta en los vasos se llama hipertensión. La presión arterial alta no controlada aumenta el riesgo de insuficiencia cardíaca (IC) de dos maneras:

Provoca estrechamiento, constricción y aumento de la resistencia al paso de la sangre en los vasos sanguíneos, muchos de ellos irrigan el corazón, por lo que puede producir una reducción del flujo de sangre al músculo cardíaco y puede debilitar o dañar el corazón. 

El corazón recibe un aumento en la carga de trabajo que debe realizar día a día. Además al ser la presión demasiado alta, y el corazón tener que trabajar más para mantener el flujo de sangre, el músculo cardíaco se engrosa y se vuelve más grande en respuesta al aumento de la presión.

Sin embargo, este esfuerzo adicional puede eventualmente causar una descompensación, lo que implica que el corazón no realice la fuerza necesaria en cada bombeo lo que se traduce en una insuficiencia cardíaca sintomática.

Para quienes sufren de presión arterial alta (HTN o presión arterial alta), medir la presión arterial de manera periódica es la única manera de prevenir problemas más serios, debido a que la presión arterial alta no tiene síntomas. Los chequeos regulares son ideales para recibir la atención médica correspondiente.

Se debe utilizar un medidor, un estetoscopio o sensor electrónico y un manguito de presión arterial para tal propósito. El médico tomará dos o más mediciones separadas antes de realizar el diagnóstico.

Sin embargo el paciente puede tomar a su vez medidas por cuenta propia y de esa manera tener un control periodico de su presión arterial, y de esta manera poder realizar un diagnostico mas preciso.

Para llevar el registro de estas medidas, el paciente puede utilizar una aplicación de teléfono como la que le traemos a continuación.

Monitor de presión arterial

Monitor de Presión Arterial permite registrar su presión arterial y realizar un monitoreo de las tendencias de su  presión arterial.

Aclaramos que la app NO MIDE la presión arterial. Sólo ayuda a llevar REGISTRO de las mediciones.

La característica principal de esta aplicación es que le permite registrar su presión arterial sistólica y diastólica, pulso, azúcar en sangre y saturación de oxígeno. Consultar o registrar datos en el calendario. Comparta sus medidas de presión arterial o cualquier otra medida proporcionada por la aplicación con su médico.

Le permite realizar sus informes en formatos csv, html, excel y pdf y organizar sus informes de presión arterial con etiquetas y nombre específicos. Calcular de manera automática las categorías de presión arterial según los diagnósticos. 

Le permite realizar sus informes en formatos csv, html, excel y pdf y organizar sus informes de presión arterial con etiquetas y nombre específicos. Calcular de manera automática las categorías de presión arterial según los diagnósticos. 

Al actualizar la aplicación a la versión Premium, esta le permite:

Acceder a la app sin publicidad.

Asegurar su información en la base de datos.

Restaurar sus datos en caso de que el dispositivo en que utiliza la app sufra algún desperfecto.